<kbd id='6ae18aef49'></kbd><address id='6ae18aef49'><style id='6ae18aef49'></style></address><button id='6ae18aef49'></button>

          Por @Alvy — 16 de Enero de 2020

          Este instructivo vídeo promocional de T&D World muestra muestra cómo se utiliza un helicóptero para instalar las enormes bolas de vivos colores que alguna vez habrás visto y que marcan el recorrido de las líneas de alta tensión entre torres. Es el clásico trabajo duro que alguien debe hacer, y lógicamente toman todo tipo de precauciones, aunque la verdad es que es un trabajo bastante manual.

          ?Para qué usar esas bolas? La principal razón es que los ?finos? cables sean visibles para las avionetas que vuelan a baja altitud, pero también porque es una forma sencilla de ver desde tierra dónde están exactamente, por seguridad y para facilitar el mantenimiento. Mención aparte de que es importante por si hay sobrevuelan por ahí drones, paracaidistas o gente con jetpacks.

          En el vídeo se ven varios modelos distintos de bolas. Básicamente son gigantescas esferas de plástico de unos 90 cm de diámetro que parecen –al menos en la versión amarilla– mu?ecos Pac-Man gigantescos. Los colores incluyen el clásico naranja internacional, versión ingeniería. El técnico primero pinta la posición en las que hay que colocarlas según la normativa (unos 60 metros de separación entre bola y bola en Estados Unidos) y luego ?abre la boca? para instalarlas y asegurarlas. Dependiendo del modelo van atornilladas con tuercas o con una brida adicional.

          Un detalle divertido es el modelo especial que incorpora una baliza luminosa. Se utiliza en las proximidades de aeropuertos y sitios así. ?De dónde obtiene la energía esa luz por la noche? No se han complicado mucho la vida y usan lo que eufemísticamente denominan un condensador de fluzo (flux capacitor, a lo Regreso al futuro) que extrae una mínima parte de la energía de la línea sobre la que están instalados para así poder iluminar el LED de la bola. Aunque el invento es más viejo que las bobinas de Nikola Tesla, debe ser el primer condensador de fluzo ?real? de la historia.

          Relacionado:

          (Vía The Kid Should See This.)

          Compartir en Flipboard Compartir en FacebookTuitear

          PUBLICIDAD



          Por @Wicho — 16 de Enero de 2020

          David L. Calhoun – BoeingEsta semana David L. Calhoun asumía su puesto como director ejecutivo y presidente de Boeing después de que el consejo de administración decidiera prescindir de Dennis Muilenburg.

          Una de sus primeras acciones ha sido enviar un correo motivador a todos los empleados en los que esboza sus seis primeras prioridades para 2020 con el objetivo de intentar dejar detrás los últimos 18 mese, horribles para la compa?ía, aunque sin olvidar lo aprendido.

          Incluye muchos de los ?palabros? que se pueden esperar de un correo así pero estos vienen a ser esos seis puntos; los enlaces los he a?adido yo:

          1. Devolver el 737 MAX al servicio de forma segura: éste debe ser nuestro principal objetivo. Esto incluye seguir el liderazgo de nuestros reguladores y trabajar con ellos para asegurarnos de que están completamente satisfechos con el avión y nuestro trabajo, para que podamos seguir cumpliendo con nuestros compromisos con los clientes. Lo haremos, y lo haremos bien.
          2. Reconstruir la confianza: muchos de aquellos con quienes compartimos intereses están decepcionados con nosotros, y es nuestro trabajo reparar estas relaciones vitales. Lo haremos a través de un nuevo compromiso con la transparencia y cumpliendo y superando sus expectativas. Escucharemos, pediremos que nos digan cómo lo ven y responderemos - de manera apropiada, urgente y respetuosa.
          3. Concentrarnos en nuestros valores: Cada día nos comprometeremos con nuestros valores compartidos mientras fortalecemos nuestra cultura. Vuestra voz es importante en esto. Fomentaremos un entorno inclusivo que abarque la supervisión y la responsabilidad y que ponga la seguridad, la calidad y la integridad por encima de todo.
          4. Operar con excelencia: la Excelencia Operativa es la forma en que trabajamos juntos para ofrecer productos y servicios seguros a nuestros clientes, mientras mejoramos continuamente nuestras métricas de calidad. Esto requiere un enfoque centrado y todos tendremos que buscar cualquier oportunidad de simplificación para asegurarnos de que nos dedicamos a lo que más importa. Todos nosotros somos responsables de ello.
          5. Mantener la salud de la producción: seguiremos tomando medidas para mantener la experiencia de nuestra cadena de suministro y de la fuerza laboral, de modo que estemos listos para reiniciar la producción y aumentarla de forma segura, inteligente y con los más altos estándares de calidad.
          6. Invertir en nuestro futuro: nuestros mercados están creciendo, las demandas de los clientes están evolucionando, la competencia está aumentando y la tecnología está avanzando a un ritmo que nunca antes habíamos visto. Boeing debe seguir innovando para tener éxito. Seguiremos invirtiendo en nuestra fuerza de trabajo global y en nuevos procesos y tecnologías que nos ayuden a ser más seguros y eficientes mientras definimos el futuro del sector aeroespacial. Este trabajo incluye la preparación para la primera misión tripulada de la CST-100 Starliner, los primeros vuelos del 777X y del 737 MAX 10, el crecimiento adicional de nuestro negocio de Servicios Globales y la finalización de nuestra asociación con Embraer.

          A ver cómo le(s) va.

          Compartir en Flipboard Compartir en FacebookTuitear

          PUBLICIDAD



          Por @Alvy — 16 de Enero de 2020

          Me crucé por casualidad –más bien debería decir por algoritmos– con este viejo vídeo de Boing Boing TV en el que hay una breve pero estupenda entrevista a Syd Mead, el recientemente fallecido dise?ador de los mundos de Blade Runner, Alien y Tron. Aquí en concreto se concentra en algunos aspectos de Blade Runner. [Por desgracia la calidad de vídeo es muy… baja resolución 2008.]

          Entre otras cosas cuenta cómo había cinco arranques distintos para la película: uno con el holocausto androide cuando los humanos deciden ?retirarlos en masa?; otro en las colonias en las que se rebelan y escapan los androides, otro con Deckard llegando a la ciudad en tren y otro en el que llega por la autopista en un spinner, más parecida a la definitiva. También cuenta cómo concibió la pirámide de Tyrell, los detalles de los spinners y cómo en los edificios hay una especie de ?se?ales de tráfico de colores? para guiar a los coches voladores.

          Syd Mead dot com

          Aparte de eso al final se menciona Syd Mead dot com que es la página oficial de este artista, donde pueden encontrarse muchos de sus trabajos y preciosos y carísimos libros de ilustraciones y fotografías. Altamente recomendable a la par que tentador.

          Relacionado:

          Compartir en Flipboard Compartir en FacebookTuitear

          PUBLICIDAD



          Por @Alvy — 16 de Enero de 2020

          No es la primera vez que vemos al Profesor John Hush usando trucos matemáticos para epatar a sus alumnos. En esta ocasión les propone un reto: a ver quién es más rápido multiplicando números de tres cifras. La cosa funciona así:

          1. Los alumnos eligen un número de tres cifras
          2. ?l elige otro número (el 143)
          3. … y todos a multiplicar en la pizarra: preparados, listos, ?ya!

          Naturalmente, el sabio profesor siempre gana. El truco es más o menos sencillo —o no tanto, depende de cómo se mire– y tiene que ver con el número elegido. También requiere practicar un poco el cálculo mental.

          La cosa funciona así: resulta que 143?×?7?=?1001. Y es sabido que cuando se multiplica un número de tres cifras por 1001 el resultado es el mismo número ?repetido dos veces?; en el ejemplo 953 pasaría a ser 953953. Pero si se divide 953953?/?7 (o visto de otra forma, 953?×?1001?/?7) es fácil ver que el resultado es el que se plantea: 953?×?143.

          Así que el truco mental consiste en dividir mentalmente 953953 entre 7. Algo que puede tener más o menos dificultad pero que fijando la mirada y poniendo ?cara de concentración? se puede hacer en unos segundos. El resultado siempre da exacto.

          Esta es además la razón por la que en la demostración el profesor no escribe nada de nada en la pizarra: porque como les aclara luego, ?se vería el truco?. Hay que hacer esa división mentalmente, lo cual tiene también su mérito y desde luego no desmerece el truco. Que además, como todo ?juego de magia?, no conviene repetir, claro.

          Relacionado:

          Compartir en Flipboard Compartir en FacebookTuitear

          PUBLICIDAD




          PUBLICIDAD

          Desarrolla más rápido con Xojo